lunes, 16 de marzo de 2009

CLASIFICACIÓN DEL REINO ANIMALIA

Una vez estudiados los tejidos que se pueden encontrar en los organismos del Reino Animalia será más fácil comprender la clasificación que se propone para este reino.

Los phyla que estudiarás en este fascículo son los que en el siguiente cuadro se Representan

Phylum Porifera (esponjas)

Los porífera, comúnmente llamados esponjas, son animales acuáticos sésiles, principalmente marinos, con pocas especies de agua dulce. Su organización corporal se aprecia como un saco (Espongoce) limitado por dos capas de células unidas entre sí por una sustancia gelatinosa (Mesoglea o mesohilio), cuyo conjunto presenta una simetría radial, aunque también existen especies asimétricas. La capa celular externa o epidermis de las esponjas está formada por células planas con numerosos poros (lo que da nombre al phylum), mientras que la capa interna está compuesta por coanocitos o células de collar. Por otra parte, en el mesohilio hay células especializadas amiboides libres, los amibocitos y otras fibras como elementos esqueléticos (espículas), formadas por carbonato de calcio, sílice o espongina.

La estructura de las esponjas sencillas).

En este grupo, cuyos organismos presentan reproducción sexual o asexual, las células reproductoras, óvulos y espermatozoides se forman a partir de los amibocitos o de los coanocitos según la especie de que se trate. Asimismo, la nutrición en las esponjas es heterótrofa por ingestión. Estos mecanismos específicos de reproducción, nutrición, e intercambio de materiales de los organismos con el medio, se estudiará en fascículos posteriores. Importancia de las esponjas

Consideradas por algún tiempo como vegetales, las esponjas son importantes para la Biología, dado que el estudio evolutivo de sus estructuras ha permitido explicar algunas de las posibles vías de aumento en la complejidad funcional y estructural de las demás especies animales. En el aspecto económico, algunos tipos de esponjas son explotados comercialmente. Ejemplo de ello tenemos en el uso de los exoesqueletos de determinadas especies que se emplean como esponjas para baño.

Phylum Cnidaria 5 (medusas, corales, anémonas)

Estos organismos son en su mayoría acuáticos, marinos con pocas especies de agua dulce. Sésiles o de vida libre, con simetría radial, se le conoce comúnmente como medusas, hidras y corales. A semejanza de las esponjas, el cuerpo de los celenterados está constituido por dos capas celulares que presentan una cavidad gastrovascular llamada celenterón, que se comunica al exterior por un orificio o boca rodeada de tentáculos. La capa celular exterior constituye la epidermis, mientras que la interna constituye la gastrodermis. En estas dos capas celulares se distinguen elementos musculares y nerviosos, aunque no existen sistemas de órganos especializados. Como células diferenciadas presentan, principalmente en los tentáculos, a los cnidocistos de forma ligeramente ovoide, que tienen en su interior un tubo o filamento espiral comprimido (nematocito) dentro de una cápsula con una sustancia urticante, el cual es expelido cuando el animal es estimulado al participar en las funciones de alimentación, defensa o fijación; las células reproductoras se forman en estructuras localizadas en la pared formando las gónadas. Existe en estos organismos la posibilidad de reproducción asexual.

Características de los organismos de este Phylum es la alternancia de formas corporales dentro de su ciclo de vida: la forma de polipo, que representan los organismos séñiles como la hydra (hydra) y los corales, y la forma de medusa, que se dan en los organismos que no viven fijos, como la medusa púrpura o agua mala (pelagia noctiluca).

Importancia de los cnidaria

La acumulación progresiva de los exoesqueletos de corales, con el paso del tiempo, forman arrecifes, atolones e islas, lugares que constituyen el habitat de comunidades marinas altamente diversificadas. Asimismo, la sustancia urticante que producen los celenterados tiene importancia médica debido a que ésta es dañina para aquellos que entran en contacto con ella. En algunos países, los corales por sus vistosos colores y resistencia, constituyen la materia prima para la joyería y trabajos artesanales.

Phylum Platyheminthes (gusanos planos)

Los platelmintos, clasificados por Aristóteles como gusanos planos, incluyen a organismos que habitan en medios tan diferentes como el mar, las aguas dulces y sobre tierra húmeda, siendo estos de vida libre o parásita. Su forma corporal como lo indica, es plana, sin segmentación; presentan simetría bilateral; se reconoce una región ventral y una dorsal; se identifican ya órganos específicos arreglados en sistemas, favorecido esto por la formación de la capa media de células, el mesodermo; la cavidad corporal se encuentra ocupada por tejido conjuntivo; pseudoceloma.

El aparato digestivo en especies de vida libre está desprovisto de ano, observándose además el desarrollo de otros órganos encargados de las funciones de excreción y de reproducción. En las especies parásitas, el aparato digestivo puede faltar o reducirse, no así el reproductor, y los movimientos que presentan estos organismos se debe, fundamentalmente, a la disposición de las fibras musculares bajo el epitelio; en especies parásitas se desarrollan estructuras de fijación, ganchos o ventosas. El intercambio gaseoso en los plantelmintos se realiza a través de la superficie del tegumento, no existe aparato circulatorio y el excretor se observa como un conjunto de canales que se ramifican en el mesodermo.

Este Phylum se divide en tres clases: a) Turbellaria. Agrupa a organismos de vida libre como las planarias (Dugesia tigrina), que llegan a medir hasta 2.5 centímetros; b) Trematoda y c) Cestoda, organismos de vida parásita, como las llamadas duelas de hígado (Fasciola hepática) y la tenia o solitaria (Taenia solium), que llegan a medir hasta dos metros.

Importancia de los platelmintos

Los platelmintos parásitos, como la tenia o solitaria, o como la duela del hígado del carnero, representan organismos de importancia médica debido a la debilidad que provocan en los huéspedes al enquistarse en diversos órganos del aparato digestivo.

Las sustancias que segregan estos organismos pueden causar efectos patógenos o desencadenar otros síntomas.

Phylum Nematoda (gusanos no segmentados)

Este Phylum considera a todos aquellos organismos que tienen apariencia de gusanos redondos, en los cuales no existe segmentación, ni presentan apéndices locomotores, vasos sanguíneos y cilios vibrátiles, cuya delgada pared corporal está recubierta por una cutícula quitinoide secretada por las células subyacentes con eles permiten movimiento de flexión. La mayoría de los gusanos no segmentados son parásitos en el interior de otros animales, aunque también pueden parasitar a los vegetales superiores, requiriendo algunas especies hasta de dos huéspedes para completar su ciclo de vida, mientras que las formas no parásitas viven en medios marinos, de agua dulce, en tierra húmeda y sobre materia putrefacta.

Como la cavidad corporal de estos organismos no está totalmente definida, constituye el pseudoceloma, lugar en que se encuentran libres los diversos órganos y sistemas de órganos. Asimismo, el aparato digestivo presenta una diferenciación de órganos lo mismo que el reproductor. Se aprecia en este Phylum el dimorfismo sexual, ya que los sexos se diferencian por características morfológicas, fisiológicas y conductuales; el macho es generalmente más pequeño que la hembra, además de presentar otras estructuras. Esta cavidad está limitada por el mesodermo, en donde se extienden una serie de túbulos que constituyen el aparato excretor, no presentando aparato circulatorio.

Importancia de los nematodos

Los nematodos, parásitos de plantas y animales, han sido objeto de profundos estudios por el terrible daño que causan; por ejemplo, la lombriz intestinal (Ascaris lumbricoides), las triquinas (Trichuris trichura) y los oxiuros (Enterobius vermicularis), comunes entre la población humana, causan graves daños a la salud de los individuos e incluso ocasionan la muerte. De la misma manera, en las plantas pueden provocar el deterioro de la producción o pérdida total de las cosechas, como el caso del nemátodo dorado (Heterodera rostochiensis). Pero no todo es malo en estos organismos, pues los nemátodos de vida libre en el suelo favorecen la creación y la circulación de nutrientes en la tierra, más si no se les controla se pueden convertir en plagas.

Phylum Anélida (gusanos anillados)

Los llamados gusanos anillados viven en ambientes húmedos y acuáticos (marinos y de agua dulce); se caracterizan por presentar simetría bilateral; son alargados cilíndricos, apariencia de anillos que se debe a que están formados por una serie de segmentos (metámeras corporales); en su interior, cada anillo presenta las mismas estructuras; se distingue ya la cavidad corporal, limitada por el mesodermo, constituyendo un verdadero celoma en donde se acomodan los distintos aparatos que ya se encuentran bien diferenciados (aparato digestivo, aparato circulatorio, aparato nervioso en posición ventral en relación con el aparato digestivo y aparato reproductor); son hermafroditas, pero requieren de otro individuo para reproducirse; existe en ellos la regeneración, lo cual actúa como un mecanismo de reproducción asexual.

El intercambio de gases en los gusanos anillados se realiza a través de la piel, como en el caso de la lombriz de tierra, o por estructuras como las branquias y parápodos, en el caso de los organismos acuáticos. En este phylum se incluyen tres especies: Oligiquetas, Pliqueta e Hirudinea, a las cuales pertenece la lombriz de tierra (Lumbricus terrestris), los gusanos marinos(Nephtys incisa) y las sanguijuelas (Hirudinea medicinalis), respectivamente.

Importancia de los anélidos

La organización estructural de mayor complejidad presente en estos organismos que en los grupos anteriores, ha permitido proponer algunas posibles vías sobre el origen y evolución de los diversos sistemas de órganos. En el ambiente terrestre, la actividad benéfica de las lombrices de tierra en la aereación y desintegración de materia orgánica es bien conocida. En tanto en el caso de otros organismos, como las sanguijuelas, es importante su estudio por el daño que causan a la ganadería, ya que al adherirse al cuerpo del animal producen una sustancia anticoagulante, misma que se emplea en medicina con tal propósito.

Phylum Molusca (organismos de cuerpo blanco)

Los moluscos, caracterizados por presentar un cuerpo blando, liso y húmedo, no segmentado, de simetría bilateral, se localizan en medios terrestres húmedos y en medios acuáticos (marinos y de agua dulce). Entre sus características distintivas se reconoce la presencia de una concha de carbonato de calcio externa bien formada, o una reminicencia de ésta que se desarrolla en el interior, aunque existen algunas especies que carecen de ella. Se identifica, además, una estructura formada por un pliegue de la pared corporal, el manto, que es el que secreta la concha; una rádula, la cual se forma por la concentración de quitina en una franja que es empleada para raspar y capturar el alimento, y un pie muscular ventral que se utiliza para su locomoción; la cavidad corporal o celoma se encuentra alrededor del corazón y de las gónodas; presentan aparatos digestivo, excretor, circulatorio y reproductor, bien desarrollados, la mayoría son unisexuales, aunque existen hermafroditas que requieren fecundación cruzada.

Las particulares características que definen este phylum ha determinado su subdivisión en siete clases, a las que pertenecen el caracol de jardín (Helix pomitia), el caracol de mar gigante (Strombus gigas), los ostiones (Crassostrea gigas), la madre perla (Meleagrina margaritifera), el pulpo (Octopus vulgaris), el calamar (Loligo vulgaris), entre otros.

Los organismos de este phylum se utilizan por el hombre de diversas formas: desde fuente de alimento como el calamar, el pulpo, los caracoles, etc., hasta la industrialización de sus productos: conchas, nácar o de sus sustancias orgánicas como la tinta del caracol púrpura (Púrpura panza). La obtención de perlas cultivadas es una industria de mucho auge en Japón, dado que se aprovecha el metabolismo de la madreperla.

Un aspecto nocivo de los moluscos es que pueden causar daño en los invernaderos, los jardines y las cosechas, así como convertirse en hospederos intermediarios de tremótodos y nemátodos, que como ya se señaló, provocan serias enfermedades al hombre y a otros animales. En el caso de los moluscos marinos, estos causan lesiones en quienes los tocan por las sustancias tóxicas que producen algunas especies como el caracol cónico (Conus textile).

Phylum Arthopoda (artrópodos)

Los artrópodos comprenden cerca del 78% de las especies animales hasta ahora conocidas, significándose porque su cuerpo y sus apéndices se encuentran segmentados. Asimismo, las regiones corporales que llegan a diferenciarse (cabeza, torax y abdomen) se encuentran formadas por la combinación de los segmentos; el número de los apéndices, típicamente dos por segmento, se llega a reducir y presentan modificaciones para desempeñar funciones particulares.

Estos organismos, presentan simetría bilateral; son celomados; en su cavidad se identifican los aparatos digestivo, excretor con metanefridos o túbulos de Malpigio, el reproductor y respiratorio, el cual puede estar formado por tráqueas o por sacos pulmonares en los terrestres y branquias en los acuáticos.

El cuerpo de los artrópodos está revestido por una cubierta rígida llamada exoesqueleto, formada por quitina, que en algunas especies se impregna de carbonato de calcio. En las articulaciones este exoesqueleto es suave y flexible, lo cual favorece la inserción muscular y la locomoción, además protege al organismo contra la perdida de agua y de las lesiones mecánicas y de las lesiones mecánicas y químicas. Característica especial de este exoesqueleto es que limita el crecimiento del molusco, por lo que es reemplazado durante el crecimiento del organismo. Asimismo, algunas especies durante su ciclo de vida presentan una serie de cambios más o menos profundos de la forma del estado larvario a la forma adulta (metamorfosis). Respecto de la reproducción, los sexos en los artrópodos se encuentran separados, existiendo diferencias morfológicas entre macho y hembra, dado que el macho es de menor tamaño que la hembra.

Los artrópodos se subdividen en dos superclases de acuerdo con el autor de que se trate y tomando en cuenta las regiones distintivas del cuerpo y el tipo de apéndices presentes en ellos. Estas dos subdivisiones son: mandibulata y quelicerata, que a su vez se dividen en crustáceos, insectos, quilópodos, entre otras clases.

Clase crustácea

A este grupo pertenecen los camarones de mar (Penaeus) y los de río, como el Grammarus lacustris, el cangrejo (Carcinus maenas), la jaiba (Callynectessp), la cochinilla (Oniscus murarium) entre otros, organismos que se caracterizan porque sus cuerpos presentan dos regiones definidas: la anterior rígida o cefalotórax, formada por la fusión de 12 segmentos, en la que se aprecian la región dorsal (parte superior del cuerpo), donde se observa un caparazón; la región ventral (parte inferior del cuerpo), donde se articulan los apéndices, entre los que se encuentran las antenas cuya función es sensorial y las mandíbulas, las maxilas y los quelípedos, que tienen tenazas prensiles y cuatro pares de patas locomotoras de otra región; el abdomen, está formado por seis segmentos móviles y articulados unos con otros en un plano vertical, lo cual permite que el abdomen puede alargarse en línea recta como en el camarón, o encorvarse hacia abajo del cefalotórax como en el cangrejo y la jaiba. Asimismo, en la región ventral se localizan cinco apéndices que sirven para nadar, además de tener función respiratoria y la cola o telson, que son planos. Los apéndices abdominales no presentan todos la misma morfología, observándose que en el camarón macho los dos primeros pares de apéndices están adaptados para verter los espermatóforos en el cuerpo de la hembra, en la cual pueden faltar o ser rudimentarios.

Clase insecta

Los insectos son los organismos con mayor diversificación dentro de los artrópodos, dado que su tamaño varía desde el microscópico hasta el macroscópico y sus hábitos y ciclos de vida, por su diversidad, constituyen un gran reto para clasificarlos.

Entre las características más representativas de los insectos que se han tomado en cuenta para la descripción de la clase, aunque existan excepciones, está el que su organización corporal presenta tres regiones: cabeza, en la cual se localizan los principales órganos de los sentidos (ojos, antenas táctiles), así como los apéndices bucales que están adaptados, según la especie, para prensa, lamer, chupar, succionar, o masticar los alimentos; el tórax, que está formado por tres segmentos, articula en la región ventral los tres pares de apéndices locomotores y dorsalmente, cuando existen los órganos de vuelo, las alas, que están articuladas sobre los segmentos segundo y tercero del tórax, y el abdomen, formado por 11 segmentos, en los que no existen apéndices, aunque cuando los tienen éstas actúan como estructuras reproductoras.

Todos los insectos mandibulados respiran por tráqueas, sus músculos son estriados, blandos y delicados, insertados en el exoesqueleto, el cual es rígido en la parte dorsal y ventral, blando y flexible en la lateral. En este grupo están representados todos los aparatos característicos de los animales. Ejemplos de insectos son: piojo común (Pediculus humanus), termita (Reticulotermis flavipens), libélula (Aeschna juncea), mosca común (Musca domestica), mariposa monarca (Danaus Plexxipus), escarabajo (Geotrupes stercolarius), abeja (Apies mellifera), cucaracha (Stylopyga orientalis). Otras clases de insectos son los Chilopoda, a la que pertenece el ciempiés (Lithobius fonicatus); los diplopoda, que comprende a los organismos con mil pies que se enrollan (Jullus terrestris), y los pauropoda, que agrupa a un solo género de organismos como gusano articulado de pocos apéndices (Peripatus).

Subclase quelicerata

Los queliceratos, a diferencia de los mandibulados, presentan como característica distintiva la presencia de un cefalotórax no segmentado, un abdomen y en ocaciones un postabdomen. En la región del cefalotórax se encuentran seis pares de apéndices, uno de ellos situado por delante de la boca, en forma de pinzas, con tenazas o ganchos (quelíceros), tienen una glándula con veneno, el cual sale por un orificio situado en la punta del artejo6 ganchudo; otro par de apéndices son los pedipalpos , en el que en algunas especies, uno de los artejos del pedipalpo del macho funciona como órgano copulador. Los últimos apéndices del cefalotórax son las verdaderas patas locomotoras en número de cuatro pares. En el abdomen, las especies acuáticas actuales presentan patas branquiales, en tanto en las terrestres no. Los quelicerados dos presentan dimorfismo sexual que su respiración por tráqueas o por sacos pulmonares, también llamados pulmones en libro por su forma de saco con muchas hojitas apretadas , que se desarrollan internamente. Ejemplo de estos organismos los tenemos en el alacrán o escorpión del caballo (Vejovis, SP), la tarántula de Egipto (Galesdes, SP), los ácaros de la sarna (Margaropus annaulalus); las garrapatas, las arañas de jardín y un género conocido como cazuelas de mar, considerada como fósil viviente, el xifosuro (Xphosura poliphemus).

Importancia de los artrópodos

Los artrópodos representa uno de los grupos de animales con mayor capacidad adaptativa. Han colonizado los más variados ambientes, desde los muy secos de los desiertos hasta los acuáticos (marinos y de agua dulce), desarrollándose en zonas pantanosas, templado-húmedas y tropicales. Diversas especies de crustáceos constituyen el zooplacton, clave en las cadenas alimenticias acuáticas, aunque algunas especies son utilizadas directamente por el hombre para su consumo y comercialización, como el camarón, la langosta, el langostino, el acocil, la jaiba entre otros. Asimismo, en la Naturaleza, especies diversas como las hormigas, las termitas, los escarabajos participan activamente en los procesos de descomposición de los desechos orgánicos, lo cual favorece la formación de detritus. En tanto, en la agricultura los insectos son esenciales ya que algunos de ellos contribuyen a la polinización, mientras que otros causan graves daños ya sea porque parasitan a los vegetales o bien porque utilizan las hojas, tallos, flores y frutos como principal alimento, tal es el caso del grillo langosta, cuya población puede alcanzar cientos de miles de organismos en una temporada.

Otro aspecto importante de los artrópodos está en relación con la salud del hombre y de los animales, puesto que gran variedad de insectos como el piojo, los moscos, las pulgas y las garrapatas se convierten en transmisores de graves enfermedades (peste, malaria, paludismo, fiebre amarilla, sarna y fiebre de Texas). De la misma manera, otros arácnidos como los escorpiones, las arañas capulinas, los alacranes y las tarántulas, que si bien no causan enfermedades, su veneno en los humanos causan alergias, intoxicaciones y en ocaciones la muerte.

Entre los artrópodos existen igualmente especies que por ser grandes devoradores de otros insectos se emplean para combatirlos, ejemplo que se observa en el empleo del escarabajo que devora al pulgón de los cítricos o el del gusano algodonero que es devorado por una avispa. Al ser éste un control biológico se evita el empleo de insecticidas que causan graves alteraciones ambientales.

Caso especial merecen las feromonas 7 que producen algunos insectos, pues estas sustancias químicas son investigadas para explicar los posibles mecanismos de comunicación entre los insectos, así como para encontrar repelentes naturales.

Los insectos, utilizados desde la antigüedad, son también objeto de minuciosos estudios para el cultivo masivo, ya que representa una fuente alternativa de proteína animal o para obtener productos como la miel, la cera, y la seda, que constituyen fuentes de ingreso económico. Entre los organismos más estudiados con fines alimenticios están los escamoles, larvas de hormiga, jumiles, grillos, gusanos de maguey entre otros.

Phylum Equinodermata

Los erizos, las estrellas y los pepinos de mar, son algunos equinodermos más abundantes en las zonas marinas profundas. Estos organismos, todos marinos se caracterizan por presentar un cuerpo ligeramente globoso, la mayoría de los cuales presentan simetría radiada, no obstante que la larva observa una simetría bilateral que cambia al sufrir metamorfosis. Son organismos celomados, cavidad en que se encuentra el aparato digestivo; carecen de aparatos circulatorio, excretor y respiratorio; el intercambio de gases se realiza mediante estructuras denominadas branquias dérmicas, formadas por el revestimiento interno que se prolonga por las pequeñas aberturas de las placas dérmicas o placa ambulacral; son unisexuales, con órganos reproductores (gónadas) ubicadas en la base de cada segmento radial.

Externamente, el cuerpo de los equinodermos se aprecia cubierto de material calcáreo en forma de placas sólidas articuladas entre sí como la estrella de mar, o soldadas por suturas inmóviles como en los erizos, estructura que conforma lo que se llama un dermoesqueleto, sobre el cual se aprecian espinas.

Éste Phylum se divide en cinco clases que comprenden a organismos como los llamados lirios de mar (Metacrinus interruptus), la estrella de mar común (Astropecten), el erizo diadema (Diadema antillarum), el pepino de mar (Holoturia tubulosa), entre otras especies afines.

acuífero que divide al celoma, el cual se compone de un poro de entrada, un canal anular que circunda la boca y del cual parten cinco canales radiales que pasan por encima de los pies ambulacrales, estructuras que utiliza el organismo para su locomoción, fijarse en las rocas, capturar el alimento y como auxiliar en la respiración. Así, el agua que entra por el poro es dirigida hacia los canales radiales y de esta forma presiona a los pies como un sistema hidráulico, lo que facilita la adherencia al sustrato.

Importancia en los equinodermos

Para el hombre, las estrellas de mar constituyen uno de los más grandes problemas en el cultivo de otros organismos, como los moluscos a la vez que son una gran amenaza para la estabilidad de los arrecifes, a los cuales se fija devorando a los organismos presentes, lo cual provoca la muerte del coral.

En los estudios embriológicos, los huevos de erizo constituyen un magnifico material para el estudio de la segmentación y organización del desarrollo, ya que presentan muchas semejanzas con el desarrollo del huevo de los cordados. Por otra parte, las gónodas de erizo constituyen un alimento exótico en algunos países.

Phylum Cordata

Los organismos de este phylum se caracterizan por presentar el mayor grado de complejidad estructural y funcional hasta ahora conocidos, y comprende a todos los animales vertebrados y otros grupos afines considerados como organismos invertebrados en clasificaciones anteriores.

El nombre de cordados se debe a la presencia en los organismos de este phylum de un tubo neural y una notocorda formada por un pliegue del endodermo, que se extiende a lo largo de la línea media del cuerpo por encima del tubo digestivo y por debajo del sistema nervioso, al que le sirve de sostén. En los vertebrados, este eje en el estado adulto está remplazado por un eje esquelético segmentado de naturaleza ósea o cartilaginosa, el cual se conoce como columna vertebral. Otra característica distintiva, es que la región anterior del tubo digestivo, la faringe, participa también en el proceso de intercambio gaseoso, aunque en los vertebrados de respiración acuática la faringe está perforada por aberturas branquiales que establecen una comunicación con el exterior. Estas características llevaron a subdividir a los vertebrados en dos grandes grupos: los protocordados y los vertebrados.

Subphylum protocordados

Los protocordados incluye a organismos cuya notocorda puede ser permanente o temporal; no forman vértebras ni cráneo; su cuerpo tiende a ser blando, de forma variable, con una marcada tendencia a la metamerización; el tubo digestivo presenta una región faríngea, notable por sus grandes dimensiones y sus paredes perforadas para dar paso al agua que entra por la boca y baña los vasos, con lo que el oxígeno pasa a la sangre; son generalmente unisexuales, aunque pueden ser hermafroditas, y, en todos, los órganos genitales están reducidos a simples masas mesodérmicas, las cuales en algunos tienden a la disposición segmentaria. Existen dos clases de protocordados: cefalocordados y urocordados.

Subphylum vertebrados

Los vertebrados son organismos celomados, en los cuales la notocorda, permanente o temporal, está rodeada de un pericardio que constituye el esqueleto axial que se extiende a lo largo del cuerpo, y consta de cráneo, columna vertebral y caja torácica; el plano horizontal que pasa por el notocordio separa la parte dorsal que contiene al sistema nervioso de la parte ventral, que a su vez contiene al aparato digestivo y al corazón; el cuerpo de los vertebrados presenta simetría bilateral y se puede dividir externamente en tres regiones, aunque en algunos grupos esta diferenciación no es muy marcada.

Cabeza. Formada por la reunión de partes muy diversas que provienen del sistema nervioso y sistema sensorial (cerebro y órganos de los sentidos), de las paredes de las cavidades nasales y bucales y de los arcos viscerales.

Tronco. Estructura que aloja a la mayor parte de los órganos vitales en el celoma.

Cola o región postnatal. Parte del vertebrado que no contiene ningún órgano esencial.

Otro rasgo importante de los vertebrados es la presencia de apéndices locomotores pares en forma de aletas, alas o patas, así como órganos de los sentidos muy desarrollados, lo cual aumenta la posibilidad de interacción del organismo con el medio. Estas particularidades presentes en los diferentes vertebrados llevan a proponer su división en: peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

Peces

En los sistemas actuales de clasificación, los peces constituyen una superclase que se puede dividir a su vez en peces sin mandíbula (Agnatha), peces cartilaginosos (Chondrichthyes) y peces óseos (Osteichthyes).

En términos generales, los peces presentan cuerpo fusiforme cubierto por escamas dérmicas; aparato braquial formado por arcos móviles, con o sin mandíbulas y esqueleto óseo o cartilaginoso; corazón de dos cavidades; presencia de saco pulmonar o vejiga natatoria que les permite cambios a nivel en el medio acuático; fecundación externa aunque existan algunas especies que la presentan interna; son ovíparos como las carpas u ovovivíparos como algunos tiburones. Como apéndices locomotores presentan aletas; su respiración es por branquias que se aprecian lateralmente como arcos con una serie de laminillas protegidas por un opérculo.

Ejemplo de peces los tenemos en la lamprea marina (Petromyson marynus); sin mandíbula, el tiburón narigudo (Cetorhinus maximus); como cartilaginoso, a las carpas (Ciprynus carpio), y salmón (Salmón solar), dentro de los óseos.

Anfibios

Los anfibios comprenden a los vertebrados terrestres más antiguos, cuyos cuerpos carentes de escamas se aprecian viscosos y húmedos por la presencia de glándulas epidérmicas, lo cual es indispensable debido a que en el estado adulto la respiración aérea se completa por la piel; tienen fecundación externa, su desarrollo presenta metamorfosis más o menos complicada según la especie de que se trate; del huevo emerge en forma de “renacuajo”, 7con una organización semejante a la de un pez; de forma alargada respira por branquias externas e internas; su corazón es de dos cavidades; sin extremidades pares, su cuerpo tiene una sola “aleta” que rodea a la extremidad caudal. En el estado adulto, el anfibio se distingue por la desaparición de las branquias y la formación de los pulmones; su corazón adquiere tres cavidades quedando dos aurículas y un ventrículo, y se desarrollan las extremidades con sólo cuatro dedos en las extremidades anteriores.

Ejemplos de anfibios los tenemos en los sapos y ranas que pertenecen al genero Anura o Salienta, como el sapo americano (Bufo Terrestrius), cuya piel es verrugosa y gruesa, y en la rana verde (Rana viridis); las salamandras del genero Caudata y la salamandra de vientre rojo (Taricha Rivularis) y otras especies conocidas como cecilias con apariencia de gusanos que habitan en regiones tropicales y subtropicales.

Reptiles

Comprende a organismos cuyo cuerpo está cubierto por escamas corneas. De origen epidérmico o de placas dérmicas óseas, la piel de los reptiles es dura, seca y sin glándulas, en tanto la disposición de las escamas es tomada en cuenta como criterio de clasificación porque es representativa para cada genero de reptiles. Son ovíparos, de fecundación interna, no sufren metamorfosis, respiran por pulmones a lo largo de toda su vida y tienen corazón de tres cavidades.

Por la posición de sus extremidades su locomoción es reptante, arrastrando el vientre al momento de desplazarse, aunque en el caso de los que no tienen patas como víboras y serpientes su desplazamiento puede ser ondulatorio, rectilíneo, levantando un poco el cuerpo en posición dorsoventral y ondulándolo hacia delante, o bien con un movimiento en ese; en algunas tortugas acuáticas las extremidades tienen forma de aleta.

Los reptiles aparecieron durante el Triásico alcanzando su máximo dominio durante el Jurásico, en el cual se puede decir invadieron todos los ambientes. En la actualidad las especies existentes se agrupan en diferentes categorías taxonómicas según el autor, pero típicamente se reconocen: Squamata, que agrupa a los lagartos 7 en México existe la especie Ambyostoma mexicanum, llamada comúnmente axolote, en la que el estado larvario persiste hasta el que agrupa a lagartijas e iguanas como (Iguana iguana) y lagartija de collar (Crotaphytus collaris); crocodilia, que comprende a especies como el cocodrilo del Nilo (Crocodrylus niloticus), y Chelonia que agrupa a tortuga marina comestible (Chelonia mudas) y la pintada (Chrysemys picta).

Aves

Las aves constituyen quizás el grupo más especializado dentro de los vertebrados, cuyo cuerpo está cubierto por plumas, con extremidades anteriores adaptadas para el vuelo, lo cual permite que estos organismos ocupen el espacio aéreo. Esta capacidad para volar se favorece por la presencia de un sistema respiratorio frecuente y regular, así como por la posibilidad de mantener constante la temperatura corporal que es necesaria para los movimientos rápidos y repetidos del vuelo. Su fecundación es interna y presentan corazón de cuatro cavidades y un sistema óseo ligero, excepto en las extremidades posteriores que deben soportar el peso del animal cuando éste se posa sobre el suelo.

La región torácica en las aves se halla modificada principalmente en el esternón, dónde se insertan los músculos; carece de dientes, del arco aórtico izquierdo, del ovario y del oviducto derecho; los lóbulos olfatorios son pequeños, pero se desarrollan considerablemente los centros ópticos. Por otra parte, aunque son pocas las aves que no tienen capacidad de vuelo como los avestruces y las gallinas, aún éstas son ovíparas, tienen su huevo cubierto por carbonato de calcio y el cuidado de la cría y el cortejo sexual es más elaborado.

En la actualidad las aves se agrupan en gran variedad de órdenes, mismas que por razones de espacio y fines de estudio no serán tratadas en el presente fascículo, tan sólo señalaremos algunos ejemplos: aves de rapiña como el águila pescadora (Pandión haliaetus); el halcón (Falco peregrinus); aves corredoras como el avestruz americano o ñandú (Rhea americana); aves de estanque como la garza imperial (Ardea purpurea) o el flamingo vulgar (Phoenicopterus Ruber); aves cantoras como el gorrión (Passer domesticus); aves de corral como el guajolote (Melaris gallopavo); aves nocturnas como el búho (Bobo bubo), entre otras.

Mamíferos

Comprende animales cuyo cuerpo está cubierto por pelo que actúa como una barrera aislante de la temperatura ambiental, lo que permite que se pueda mantener constante la temperatura corporal, misma que es regulada por un mecanismo cerebral. De respiración pulmonar, los mamíferos tienen corazón con cuatro cavidades; su fecundación y desarrollo embrionario es interno; excepto los monotremas (ornitorrinco y erizo hormiguero), que son ovíparos todos los demás son vivíparos.

Los mamíferos deben su nombre a que las crías son alimentadas con leche por la madre, entre otras características distintivas como que la mandíbula está formada por un solo hueso y las piezas dentales se han especializado, determinando junto con las modificaciones del aparato digestivo los hábitos alimenticios, por lo que existen herbívoros, carnívoros, omnívoros y carroñeros. Se observan, además, órganos del sentido y del oído conformados en una cadena de huesecillos; separación del corazón y de pulmones del resto de la cavidad abdominal por un diafragma muscular; ausencia de escamas; mayor complejidad del cerebro y mayor tamaño que los demás animales, ejemplo que tenemos en la ballena y el elefante.

Asimismo, los mamíferos, como grupo más evolucionado se divide en: Prototheria, Metatheria y Eutheria.

Prototheria. Comprende a los mamíferos más primitivos que se caracterizan por ser ovíparos; su cara se prolonga en un pico parecido al de los patos; tienen pelaje repelente al agua y espeso, y las crías se alimentan de leche, ejemplo que tenemos en el ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus); y el erizo hormiguero (Tachyglossus), éste de Australia.

Metatheria. Comprende a organismos cuyas crías se caracterizan por nacer inmaduras y terminar su desarrollo embrionario en una bolsa ventral o marsupio que cubre a las glándulas mamarias adheridas a largos pezones. Además, el aparato genitourinario se abre al exterior y el hueso coracoides de la cintura pectoral se solda al omóplato constituyendo la apófisis coracoides. Este grupo de animales son conocidos como marsupiales y están ampliamente representados en Australia, con pocas especies fuera de la isla como la zarugüela (Didelphys virginiana). Otros marsupiales son el canguro gigante (Macropus giganteus), el canguro rojo (Petrogale xanthopus) y el koala (Phascolarcos cinereus).

Eurtheria. Comprende a mamíferos cuyo desarrollo embrionario completo se da en el útero de la madre, favorecido por la placenta, razón por la que se llaman también placentarios. Además de pelo, estos mamíferos poseen glándulas de grasa (que contribuyen a mantener el pelo brillante), sudoríparas, odoríferas (en algunos grupos), siendo las lagrimales y las sudoríparas endócrinas más numerosas, que auxilian en el control de la temperatura del cuerpo. Las extremidades adaptadas a diversos modos de locomoción como el nado, la carrera y el salto; extremos distales de los dedos con modificaciones en la cubierta córnea; dientes tecodontos, es decir, que están arraigados en los alveolos de las mandíbulas entre otras características.

Los mamíferos primitivos que aparecieron durante el Mesozoico, aunque escasos en número y tamaño, al extinguirse los dinosaurios durante el Cretácico, crecieron e cantidad. Durante el Paleoceno y el Eoceno, hace aproximadamente 80 millones de años, aparecieron, según los registros fósiles, mamíferos semejantes a los actuales.

Por otra parte, al igual que en las aves, los criterios para ubicar a los mamíferos dentro de un orden de familia varía de acuerdo con el autor. Ejemplos de mamíferos son: musaraña (elephantulus rufescens), topo común (Talpa europea), murciélago pescador (Noctilio leporinus), ballena azul (Eschrichtius gibbosus), delfín mular (Tursiops truncatus), elefante (Loxodonta africana), rinoceronte negro (Diceros bicornis), ardilla terrestre (Tamias striatus), el hombre (Homospiens sapiens), entre otros.

Importancia de los cordados

Desde el punto de vista socioeconómico, como se señaló al inicio de este fascículo, los organismos vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) son utilizados ampliamente por el hombre para satisfacer sus necesidades elementales tanto de alimento como de protección, siendo ésta su principal importancia.

Los peces marinos y de aguas dulces, aprovechados desde tiempos remotos como alimento por el hombre, dieron pauta para el desarrollo de la industria pesquera, ya sea el comercializar directamente a las diferentes especies, o a través del uso de sus subproductos que se emplean por lo regular en la industria farmacéutica y agropecuaria como materia prima, como alimento para el ganado o como fertilizantes en los cultivos. Por otra parte, en los medios acuáticos los peces constituyen el eslabón principal dentro de las cadenas alimenticias.

Dentro de los peces, los anfibios se utilizan por lo general como sujetos de investigaciones biológicas, tanto por su interesante metamorfosis como por su fisiología muscular. Anfibios como los sapos y las ranas constituyen magníficos controladores de las poblaciones de insectos, a la vez que son un eslabón en las cadenas alimenticias animales. Asimismo, especies anfibias como la rana y el axolote8 en algunos países el hombre los utiliza como recurso alimenticio, no así los sapos que provocan irritaciones en piel, además de alteraciones digestivas si se consumen debido a sus secreciones glandulares viscosas.

En relación con los reptiles, éstos basan su importancia en que, al igual que los peces en el agua, su comportamiento en los medios pantanosos y húmedos en los que suelen habitar algunos lagartos, cocodrilos, iguanas, y tortugas, es de reguladores de otras poblaciones animales, así como del mismo hábitat, lo cual contribuye a mantener el equilibrio ambiental. Otros reptiles como las serpientes y las tortugas, que en algunas culturas representan personajes míticos, son objeto de minuciosos estudios debido a las sustancias tóxicas que producen y a sus procesos metabólicos y comportamiento. Por otra parte, la excesiva comercialización de pieles, carne, concha y grasas de algunos reptiles por la industria farmacéutica, cosmetológica y peletera ha ocasionado una disminución notable en el número de organismos poniéndolos casi al borde de la extinción, por lo que se les protege contra la depredación humana.

Otro gran grupo de cordados son las aves, organismos bastante comercializados, que lo mismo se utilizan en la agricultura como controladores de malezas pues las aves se alimentan de semillas, como para disminuir plagas de insectos dado que éstas son un verdadero peligro para los cultivos. Existen, también aves que dañan a los frutales y otras que, al perforar el tronco de los árboles destruyen el Cambium, lo que favorece el ataque por hongos, que restan calidad a las maderas comercializables.

Mención especial merecen los mamíferos, dado que la relación de éstos con el hombre es tan antigua como él mismo, y su importancia rebasa el aspecto puramente económico; por ejemplo, el grupo de los primates, por su relación filogenética con el hombre, ha sido objeto de numerosas investigaciones para tratar de explicar el comportamiento y funcionamiento humanos. En el plano económico, los ganados vacuno, lanar, caballar y porcino representan grandes fuentes de dinero, puesto que de éstos se utilizan la carne, vísceras, piel, grasas, huesos, pelo y subproductos como la leche, la crema, el queso, etc. Por otra parte aunque algunas especies de mamíferos, desempeñan funciones de compañía para el hombre (gatos,

perros) o bien son empleados como medio de esparcimiento o en las labores agrícolas, otros son verdaderas plagas como es el caso de roedores, que atacan los cultivos y productos almacenados, y a su vez son portadores de insectos y parásitos que los convierten en transmisores de graves enfermedades. En los laboratorios clínicos algunos mamíferos son empleados como cobayos para la obtención de vacunas y otros sueros necesarios para conservar la salud humana.

El ajolote entre los mexicas, representó un alimento muy abundante y de fácil adquisición para la población.

Dentro de los estudios evolutivos, los protocordados tienen importancia, puesto que del análisis de su desarrollo, estructura y funcionamiento se ha obtenido información para proponer algunas hipótesis